sábado, 10 de diciembre de 2016

Estoy parada frente a mi

Estoy parada frente a mi observando mi esqueleto, frente a lo que queda de mi cuerpo muerto.
Escapo de la luz, y la sombra es mi lecho nupcial.
Quiero que marques con sangre de tus pupilas el camino que yo sola no sé trazar.
Quiero que me amaques entre los juegos de la plaza, rotos, olvidados.
Quiero tenerte siempre de esclavo.
Me gustaba que me hieras el corazón con tu cuchillo.
Y amaba las horas de soledad al lado de tu presencia.