viernes, 11 de diciembre de 2015

Soy LIbre

Me siento demasiado libre, tal vez debería atarme los pies, encadenar mis pies para no soñar.Vivo este sueño. Todo es posible, solo en mi mundo. En este mundo no hay nada que me permita seguir mis sueños, perseguirlos, o tal vez soy demasiado inocente. O puede ser que sea imposible, quiero, pero soy l@ únic@ que quiere que no exista un imposible que imposibilite nuestra acción, nuestr@ mover por este mundo que de nuevo no quiere que desee. Seguir tus sueños, seguir y hacer lo que un@ siente, es solo un decir estúpido que no tiene ninguna filosofía, que no tiene nada comprobable, no hay pistas de su existencia. Solo yo, solo yo creo en lo que soy y no en lo que me dicen que soy. Yo me siento demasiado libre, tanto que quiero encadenarme para no seguir, romper las reglas para el castigo, solo quiero el castigo, que esto de soñar y de creer imposible lo posible, este viejo andar de millones de años que me persigue...¡ hace tanto que sueño! que sueño, ¡y qué sueño! porque solo soy lo que veo, solo soy mi auto definición inconclusa, que al terminar sigue siendo incompleta. No por querer terminar de soñar o de decir quién soy voy a dar mi nombre. La pista es que no soy hombre ni mujer. Soy el intermedio femenino y masculino. Me dicen amiga, me dicen amigo, me dice amigx me dicen amig@ , me dicen que soy, que yo soy. Qué soy yo realmente, el quien es mi parte de realidad, qué busco que entiendas, no busco nada. Solo quiero que veas que estoy, siempre estoy, por ahí deambulando entre los porvenires de un tal vez, de un sentimiento, de un pensamiento, de algo de lo que me sostengo, y me cuelgo de las ramas de un árbol, tanta poesía me cansa, me harta, me descompone, me destruye, me despedaza, me transforma y me idiotiza, me deja sec@ e inservible, vací@ y estúpid@. No hay sentido en nada de lo que hago. Simplemente lo hago. Simplemente soy libre. Soy libre, soy muy libre. Soy todo lo que es esta prosa. Soy libre, libre al fin. Soy. Esto. Es lo que soy. Y soy libre. Tal vez sea demasiado libre, tal vez tenga que atarme los pies, encadenar mis pies para no soñar. Y ser. Soy yo. Soy libre.