miércoles, 19 de agosto de 2015

Vivir, morir, crecer

Hoy la emoción contra el miedo.
Miedo contra miedo.
Oscuros ojos grises, lágrimas dibujan el rostro,
Superar lo nunca antes olvidado,
creer en mi ser y en nadie más,
sé que voy a tener en quien apoyarme cuando lo que parece morir me ate,
lo que parezca miedo...será aceptación
la inseguridad de no reconocerse en ciertas situaciones,
de no conocer el camino zigzagueante,
de cada palabra no existe un silencio que las atrape a todas,
no existe de cada momento un vacío homogéneo,
saber que superar es la valentía de contemplarse distintx,
es el momento de crecer, de mirarse, de decir adiós,
de no ver rencor alguno por lo que fue vivido antes de su muerte,
agraciado templo mental de jardín sin flores,
de no regalos,
de no esperanza,
de no cielo colorido,
resulta aguantar por encima de mis debilidades,
gracias por comprender y saber el abrazo,
ese que hace falta cuando los mares se revelan,
cuando la marea revalsa,
y los desalmados ven a través de su ciega compasión.