martes, 20 de marzo de 2018

Ya no


Por qué? Si esa persona te hizo mal.
Por qué? Si esa persona ya no sabe de amor.
Intoxicado. Aferrado. Sin alma, sin cuerpo. Crece, y a la par se deja morir. En su vida se traga el recuerdo y me lo escupe en la cara. Lo saborea, y no lo consume más. Se quiere más a sí mismo en la ruina de su existir, se quiere más a sí mismo cuando ya está roto, y no hay manera. Que lo sepan todos, que se termine su felicidad. Quizás así no termine con la mía. Que vean todos lo que quiere aparentar. No es más que su propia máscara. Y si caigo no es con él. Y si cae que no me lleve. Que no me lleve. Que se pudra la inmortalidad. Así no llueve. Así no está con él mismo. Que se pudra en la inmortalidad de lo ya muerto. Una palabra puede cambiarlo todo. Sin pedir permiso. Sin esperar. Creo que es la forma en que se escapa y vuelve. Sin final. Hoy no quiero al final, pero quiero. Y ya no habrán lunas en un cielo cursi y marchito. En un cielo que ya no es nuestro.